Y por fin la noche azul

Queríamos un marco elegante, especial para acoger a todos nuestros clientes y amigos.

Queríamos vivir un sueño.

Lo hicimos en un marco incomparable, Los jardines del Rey.

En la «trastienda» siempre ocurren cosas divertidas, que nos lo digan a Irene y a mi, aquí en nuestro backstage vivimos unos momentos vertiginosos.

Risas, nervios y muchísima expectación, la de nuestros niños que no daban crédito a semejante locura.

 

Gracias a Marisa, mamá de Ainara, y a Jose, papá de Aaron, os podemos enseñar por fin fotos del desfile.

Recrearme en ellas ha sido el mejor regalo para este fin de año.