No es un secreto, ni mérito nuestro.

Es «EL» vestido o los vestidos, versión largo y corto, no lo hemos podido exponer y ya se han vendido por culpa de:

– Su concepto: atemporal y favorecedor.

– Su línea: estructura impecable, comodidad absoluta.

– Su versatilidad: primavera con cazadoras de cuero, zapatillas para tu día libre, sandalia o bota para trabajar.

– Su tejido: strech sin ser ajustado (no nos gustan las cebollas).

Repetimos tallas, ¿te apuntas?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.