Y por fin la noche azul

Queríamos un marco elegante, especial para acoger a todos nuestros clientes y amigos.

Queríamos vivir un sueño.

Lo hicimos en un marco incomparable, Los jardines del Rey.

En la “trastienda” siempre ocurren cosas divertidas, que nos lo digan a Irene y a mi, aquí en nuestro backstage vivimos unos momentos vertiginosos.

Risas, nervios y muchísima expectación, la de nuestros niños que no daban crédito a semejante locura.

 

Gracias a Marisa, mamá de Ainara, y a Jose, papá de Aaron, os podemos enseñar por fin fotos del desfile.

Recrearme en ellas ha sido el mejor regalo para este fin de año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *