MENÚ 

Historia

Recuerdo un mostrador de madera y un peldaño elevado que
daba a una trastienda.
Ahí me sentaba yo con una guitarra de juguete; tocaba y cantaba
para alegrar a los clientes de mi padre.

Cuarenta años después no conseguí tocar la guitarra ¡pero si que
nuestros clientes disfruten comprando!, y nosotros con ellos.
Subir
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Si continúa navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información